Las transferencias son casi instantáneas, pero a veces pueden tardar unos minutos dependiendo del banco con el que trabajes.